Descargar modelo de auto que condena a una persona al pago de una indemnización en Word o PDF

Auto que Condena a una Persona al Pago de una Indemnización: Que es y Minuta en Word

Si has sufrido algún daño o perjuicio por culpa de otra persona, es posible que tengas derecho a reclamar una indemnización por los perjuicios causados. Pero, ¿sabes qué es un auto que condena a una persona al pago de una indemnización, cuáles son las causas que pueden dar lugar a una indemnización, qué requisitos se deben cumplir para reclamarla, cómo se calcula el importe de la indemnización y qué procedimiento se debe seguir para reclamarla?

En este artículo te lo explicamos todo con detalle, y además te mostramos un ejemplo de minuta de un auto que condena a una persona al pago de una indemnización por los daños causados por un accidente de tráfico. ¡No te lo pierdas!

¿Qué es un auto que condena a una persona al pago de una indemnización?

Un auto que condena a una persona al pago de una indemnización es una resolución judicial que tiene como efecto obligar a una persona a compensar económicamente a otra por los daños y perjuicios que le haya causado por su acción u omisión.

Los daños y perjuicios son el menoscabo que sufre una persona a costa de la actuación de otra. Bajo esta circunstancia, los textos legales establecen un resarcimiento para el afectado en función del daño o perjuicio que se hubiera causado.

El auto que condena a una persona al pago de una indemnización puede dictarse en el marco de un proceso civil o penal, según el tipo y la vía de responsabilidad.

¿Cuáles son las causas que pueden dar lugar a una indemnización?

Existen diversas causas que pueden dar lugar a una indemnización, según el tipo de responsabilidad que se haya incurrido. Algunas de las más comunes son:

  • Responsabilidad contractual: es la que surge cuando una de las partes incumple total o parcialmente las obligaciones derivadas de un contrato, causando un perjuicio a la otra parte. Por ejemplo, si un vendedor entrega un producto defectuoso o con retraso, o si un arrendador no realiza las reparaciones necesarias en la vivienda alquilada.
  • Responsabilidad extracontractual: es la que surge cuando una persona causa un daño a otra sin mediar contrato, por su culpa o negligencia. Por ejemplo, si un conductor provoca un accidente de tráfico, o si un médico comete una mala praxis.
  • Responsabilidad civil derivada del delito: es la que surge cuando una persona comete un hecho tipificado como delito o falta en el Código Penal, y causa un daño a otra persona. Por ejemplo, si alguien agrede físicamente a otro, o si alguien roba o estafa a otro.

¿Qué requisitos se deben cumplir para reclamar una indemnización?

Para reclamar una indemnización se deben cumplir los siguientes requisitos:

Que exista un daño efectivo, cierto y evaluable económicamente. No se puede reclamar por daños hipotéticos, futuros o indeterminados.

Que exista una relación de causalidad entre el daño y la acción u omisión del responsable. Es decir, que el daño sea consecuencia directa e inmediata de la conducta del responsable, y no de otras circunstancias ajenas o fortuitas.

Que exista culpa o dolo del responsable. Es decir, que el responsable haya actuado con intención de causar el daño (dolo) o con falta de diligencia o cuidado (culpa).

¿Cómo se calcula el importe de la indemnización?

El importe de la indemnización dependerá del tipo y la gravedad del daño causado, así como de las circunstancias personales y patrimoniales de las partes. No existe una fórmula única para calcularlo, sino que se debe atender al caso concreto y a los criterios jurisprudenciales y legales aplicables.

En general, se distinguen dos tipos de daños:

  1. Los daños materiales: son los que afectan al patrimonio de la víctima, como la pérdida o deterioro de bienes, los gastos médicos, las lucro cesantes (ganancias dejadas de obtener), etc. Estos daños se suelen calcular según el valor real o de mercado de los bienes afectados o los ingresos dejados de percibir.
  2. Los daños morales: son los que afectan a la integridad física o psíquica de la víctima, como el dolor, el sufrimiento, la angustia, la pérdida de calidad de vida, etc. Estos daños son más difíciles de cuantificar, ya que no tienen un valor objetivo ni una equivalencia económica. Para valorarlos se suelen tener en cuenta factores como la edad, el sexo, la profesión, el grado de incapacidad, etc.

¿Qué procedimiento se debe seguir para reclamar una indemnización?

El procedimiento para reclamar una indemnización dependerá del tipo y la cuantía del daño reclamado, así como del tipo y la vía de responsabilidad que se ejercite.

En general, se pueden distinguir dos fases:

  • La fase extrajudicial: consiste en intentar llegar a un acuerdo amistoso con el responsable o su aseguradora, mediante la presentación de una reclamación previa por escrito en la que se expongan los hechos, los daños y la indemnización solicitada. Esta fase es voluntaria, pero suele ser conveniente para evitar un proceso judicial más largo y costoso.
  • La fase judicial: consiste en interponer una demanda ante el juzgado competente, acompañando los documentos que acrediten el daño y la responsabilidad del demandado. La demanda deberá dirigirse contra el responsable directo del daño y, en su caso, contra su aseguradora o el Fondo de Garantía. El demandado podrá contestar la demanda y proponer las pruebas que estime oportunas. Luego, se celebrará un juicio en el que se practicarán las pruebas admitidas y se escucharán los informes finales de las partes. Finalmente, el juez dictará una sentencia en la que estimará o desestimará la demanda, condenando o no al pago de la indemnización.

Ejemplo de auto que condena a una persona al pago de una indemnización

A continuación, se presenta un ejemplo de un auto que condena a una persona al pago de una indemnización por los daños causados por un accidente de tráfico.

Auto que condena a una persona al pago de una indemnización

El Juzgado de Primera Instancia n.º 4 de…, en ejercicio de sus funciones legales, y en atención al juicio verbal n.º 456/2020 promovido por Dña. Ana López contra D. José Sánchez, por la reclamación de una indemnización por los daños sufridos en un accidente de tráfico, resuelve:

Antecedentes

  • La demandante presentó demanda contra el demandado, solicitando una indemnización de 10.000 euros por los daños materiales y morales sufridos como consecuencia del accidente de tráfico ocurrido el día 10 de marzo de 2020, en el que el vehículo conducido por el demandado colisionó por alcance con el vehículo conducido por la demandante.
  • Alegó la demandante que el accidente fue causado por la culpa exclusiva del demandado, quien no guardó la distancia de seguridad ni respetó las señales de tráfico. Como consecuencia del impacto, la demandante sufrió lesiones cervicales y lumbares que le impidieron trabajar durante dos meses y le ocasionaron dolores y molestias permanentes. Asimismo, su vehículo sufrió daños valorados en 2.000 euros.
  • Aportó como prueba documental el parte amistoso del accidente firmado por las partes, el informe médico forense que acreditaba las lesiones sufridas y el tiempo de curación estimado, las facturas médicas y farmacéuticas derivadas del tratamiento recibido, los certificados laborales que acreditaban su baja laboral y sus ingresos mensuales y el presupuesto del taller que reparó su vehículo.
  • El demandado contestó la demanda negando los hechos y las pretensiones, y solicitando su desestimación. Afirmó que el accidente fue causado por un frenazo brusco e injustificado del vehículo conducido por la demandante, quien pretendía cambiar de carril sin señalizarlo
  • Afirmó que el accidente fue causado por un frenazo brusco e injustificado del vehículo conducido por la demandante, quien pretendía cambiar de carril sin señalizarlo. Como consecuencia del impacto, el demandado sufrió lesiones leves que no requirieron tratamiento médico. Asimismo, su vehículo sufrió daños valorados en 500 euros.
  • Aportó como prueba documental el parte amistoso del accidente firmado por las partes, el informe médico de urgencias que acreditaba las lesiones sufridas y el presupuesto del taller que reparó su vehículo.
  • El juez admitió la demanda y dio traslado al demandado para que contestara. Luego, citó a las partes a una audiencia previa, en la que no se logró la conciliación y se admitieron las pruebas propuestas por las partes.
  • Después, se celebró el juicio, en el que se practicaron las pruebas admitidas y se escucharon los informes finales de las partes.

Consideraciones

  • El objeto del proceso es determinar si el demandado es responsable de los daños y perjuicios causados a la demandante como consecuencia del accidente de tráfico ocurrido el día 10 de marzo de 2020, y en caso afirmativo, fijar el importe de la indemnización correspondiente.
  • El artículo 1902 del Código Civil establece que el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado.
  • El artículo 1903 del Código Civil dispone que la obligación que impone el artículo anterior es exigible no sólo por los actos u omisiones propios, sino por los de aquellas personas de quienes se debe responder. En particular, son responsables los propietarios de los vehículos de motor por los daños causados por éstos.
  • El artículo 1 de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor establece que todo propietario de vehículos a motor que tenga su estacionamiento habitual en España estará obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro por cada vehículo de que sea titular, que cubra, hasta la cuantía de los límites del aseguramiento obligatorio, la responsabilidad civil a que se refiere el artículo anterior.
  • En el caso concreto, se encuentra demostrado que el demandado es responsable de los daños y perjuicios causados a la demandante como consecuencia del accidente de tráfico ocurrido el día 10 de marzo de 2020, pues actuó con culpa o negligencia al no guardar la distancia de seguridad ni respetar las señales de tráfico, colisionando por alcance con el vehículo conducido por la demandante.
  • Así lo evidencia el parte amistoso del accidente firmado por las partes, en el que se reconoce la responsabilidad del demandado y se describe la dinámica del siniestro. Asimismo, lo confirma el informe médico forense que acredita las lesiones sufridas por la demandante y el tiempo de curación estimado, así como las facturas médicas y farmacéuticas derivadas del tratamiento recibido.
  • Por lo tanto, se impone condenar al demandado al pago de una indemnización por los daños materiales y morales sufridos por la demandante.

Decisión

En mérito de lo expuesto, el Juzgado de Primera Instancia n.º 4 de Madrid,

Resuelve:

  1. ESTIMAR la demanda interpuesta por Dña. Ana López contra D. José Sánchez, y CONDENAR al demandado al pago de una indemnización a favor de la demandante por importe de 10.000 euros, más los intereses legales desde la fecha del accidente hasta su completo pago.
  2. CONDENAR al demandado al pago de las costas procesales, las cuales se liquidarán oportunamente.

Contra esta sentencia cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid, el cual deberá interponerse dentro del plazo de veinte días contados desde su notificación.

Notifíquese y cúmplase,

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *